Durante la vida universitaria cada estudiante desarrolla su formación en base a criterios pedagógicos y didácticos que se ven reflejados en el plan de estudios. Comienza con cursos para el desarrollo de contenidos teóricos, cursos para la realización de trabajos prácticos y laboratorios. Los cursos teóricos son los que brindan herramientas conceptuales que sustentan la práctica. En los cursos prácticos, se busca aplicar los contenidos adquiridos y las bases teóricas para generar una solución a un problema definido. Durante los laboratorios se va un paso más adelante, donde el estudiante tiene la posibilidad de experimentar y contrastar la teoría con la práctica misma y la realidad.

Finalmente existen las prácticas educativas estudiantiles, las cuales permiten que los estudiantes puedan desarrollarse participando en la resolución de problemas reales y abiertos, trabajando en equipo desde su especialidad. Estas prácticas dan la posibilidad al estudiante de integrar las diferentes competencias adquiridas durante sus estudios con las prácticas usuales de trabajo familiarizándose con las normas, regulaciones, relaciones interpersonales, usos y proveedores, teniendo la oportunidad de seguir desarrollando habilidades de gestión que sólo se consiguen participando en este tipo de instancias.

El estudiante, durante cada una de sus prácticas, cuenta con el acompañamiento de profesionales con experiencia que lo guían y orientan (tutores). Existen prácticas de formación que persiguen objetivos diferentes en función del contexto y la condiciones de su realización.

 

 

 

 

 

D.I.F.I. Departamento de Informática de la Facultad de Ingeniería